Páginas vistas en total

miércoles, 19 de febrero de 2014

Inquisidor Czevak (parte 1)



Desde siempre fui admirador del Inquisidor del Ordo Xenos Bronislaw Czevak, famoso por ser uno de los pocos humanos en tener permiso para visitar la Biblioteca Negra, y perseguido incansablemente por ello por el temible Hechicero del Caos de los Mil Hijos Arhiman.


Aparte de los fragmentos de sus experiencias y descubrimientos dispersos por diversos manuales de Warhammer 40k, no sabiamos demasiado de este genio de la Inquisicion, y ni habia una sola imagen oficial sobre su aspecto. Todo eso cambio cuando Black Library saco la novela llamada Atlas Infernal basada en las experiencias de este personaje, y continuando con su mision despues de huir de la los Arlequines Eldar en posesion del poderoso libro artefacto que da nombre a la novela (lamentablemente solo en ingles y aun no pude devorar su contenido).


Esta novela (y unica ilustracion oficial disponible) unida a la salida del Codex Inquisition en su ultimo formato, con la posibilidad de aliar destacamentos inquisitoriales a numerosos ejercitos, inclusive los eldar, fue la excusa definitiva para ponerme a trbajar en mi propia version de mi inquisidor favorito.


Las piezas base son tan sencillas y adecuadas como cabeza, torso y piernas de las milicias libres imperiales con algunos arreglos extra y esculpido (desgraciadamente mi nivel en esto ultimo es bastante mediocre). La chaqueta servia perfectamente para imitar la de un Arlequin pero en talla humana.


La posicion no pretende ser identica a la ilustracion, simplemente ser una miniatura en esencia fiel a su aspecto. Ademas me intereso cambiar el Beso de Arlequin de brazo por un motivo meramente practico, ya que encontre un brazo perfecto para como lo queria. El libro aun por esculpir se trata del Atlas Infernal que porta en la imagen. Son laminas de plastico de tarjeta de credito con un interior y lomo en masilla verde.


Este brazo busca representar al inquisidor abriendo la cartuchera de su pistola meintras avanza hacia el enemigo. Quizas en algunos angulos resulta algo forzado pero en general no creo que sea una mala pose.


A falta de añadir detalles como el Sello Inquisitorial, algunas granadas, la correa del libro y algunos cables del implante craneal, esta seria practicamente la miniatura terminada, esperando alguna reparacion con masilla y la pintura. Quizas decore la peana con una cabeza de eldar mutado por la disformidad en un Mundo Ancestral como nos muestra la ilustracion de cubierta.

¿Que os parece mi version del famoso inquisidor? ¿Algunas ideas sobre que mas podria hacerle o como mejorar algunos puntos? Todos vuestros comentarios seran agradecidos y bienvenidos.

2 comentarios:

Wolfen dijo...

Pues de momento me está gustando y mucho!

Vrykolakas_Ak dijo...

Me alegro de ello, hago lo que puedo jeje

Publicar un comentario